lunes, 29 de junio de 2009

ÓRDAGO Nº 6: LA REVISTA CULTURAL DE TORREDONJIMENO















ÓRDAGO N º 6: MAYO DE 2001

Puntuales a la cita anual con los lectores de la revista, salíamos a la calles en el mes de María del 2001. Año crucial, pues la dirección tenía -antes que editar el número- solventar una controversia surgida anteriormente. Dicha polémica se originó tras la publicación en un página de Internet municipal de una dura crítica a la línea editorial de nuestra revista. Las calumnias, provenientes de un personaje de extrema izquierda anticlerical, funcionario del Ayuntamiento de la localidad, tenían la zafiedad de haberse realizado con dinero público, y sin previa provocación por parte de ningún articulista de nuestra revista. Tampoco la dirección había tenido ningún conocimiento de esos hechos hasta que por azar descubrió este atentado contra la libertad de expresión.





Se planteó el problema a la hora de dilucidar la forma en la que había que contestar a este sujeto, ya que imprimir en Órdago una respuesta crítica a sus insultos sería rebajarnos a su nivel, y condenar a nuestros lectores a conservada en las páginas de Órdago el nombre de un funcionario municipal, sin el cual se puede vivir estupendamente.





Órdago optó por editar la réplica en un folio aparte, y suministrarlo sin encolar ni encuadernar dentro de la revista. De esta forma, muchos de los que adquirieron el citado número, encontraron entre sus páginas, embutido en ellas, un folio con una explicación de todo los sucedido, la crítica que se nos hacía, y a continuación la respuesta de la línea editorial de Órdago -o sea, los directores. El que quiso lo guardó... El que no consideraba relevante la crítica que aquel individuo nos hacía ni su procedencia, la tiró a la basura. Órdago era así una vez más ejemplo de democracia.





No obstante, en el número 5 se pueden consultar interesantísimos artículos como es la costumbre de la publicación.





Abría la revista un trabajo de Luis Gómez López sobre Torredonjimeno durante la época de Enrique IV. Durante aquella guerra civil, Torredonjimeno fue población destacada y capital de la revuelta, encabezada por D. Pedro Girón, que a la sazón era Maestre de la Orden de Calatrava.





Marino Aguilera escribía en las páginas de la revista un interesante artículo sobre la división provincial, en concreto el caso de Jaén. Muchas de las particularidades que nos asimilan a los castellanos y nos diferencian de los andaluces “sevillanos” se pueden entender al leer este artículo.





Dábamos así mismo noticia de la aparición de una nueva revista hermana en Alcalá la Real, dirigida precisamente por Marino Aguilera. El título de la cabecera “Avatar”, la cual seguía parecida temática y línea editorial de Órdago. Lamentablemente no tuvo mucha más continuidad que el número inicial, pues Marino no disponía de un equipo a su alrededor que le ayudase a descargar parte del trabajo. La dirección de Órdago en aquellos años, no podía permitirse el trasladarse periódicamente para ayudar, e Internet no estaba tan avanzado como lo está hoy en día. De todas formas es un proyecto que se encuentra durmiendo, para retomarlo en otras ocasiones más propicias.





Presentábamos en el artículo titulado “Un pueblo rodeado de olivares” unas interesantísimas fotografías de época sobre cuadrillas de aceituneros. Algunas de ellas fueron llevadas a láminas para luego ser enmarcadas en colecciones particulares. Así, se puede apreciar en el caso de la foto final a pie de pagina, la cual se encuentra en la actualidad decorando las paredes del molino de Acapulco de la pedanía tosiriana de Lendínez.





Manuel Fernández Espinosa nos traía una semblanza de una de las familias más “sonoras” de nuestro pueblo, la familia Rosas. Son estos Rosas oriundos de Levante, pero una vez afincados en Torredonjimeno, construyeron una fundición de campanas, de cuyas instalaciones han salido trabajos para los campanarios más diversos e importantes de toda España. Así mismo se hacía mención de uno de esos hechos intrahistóricos de que tanto gusta nuestra revista. Dicho suceso tuvo lugar en nuestra localidad allá por el año 1833 y se trata de la aciaga muerte de un fraile que se encontraba en el campanario de San Pedro de Torredonjimeno y que, en un descuido y tras voltear las campanas, precipitaron al fraile al vacío. Se reconstruía en este artículo lo que podía leerse en los Archivos Parroquiales de San Pedro Apóstol de Torredonjimeno.





Traíamos al recuerdo en Órdago la memoria de Manuel Illana Aguayo, hombre de férreas convicciones y de corazón grande. Es en las páginas de la revista donde se le rinde homenaje, para que su memoria sea recordada y el paso del tiempo no borre sus hechos y olvide sus obras.





Dentro del apartado de Tosirianos Ilustres, traíamos a la memoria el recuerdo de un personaje del que luego, en sucesivos números, tendríamos ocasión de hablar largo y tendido, se trata de D. Francisco de Paula Ureña y Navas, el que fuera periodista y escritor tosiriano, director del diario “El Pueblo Católico” y muy olvidado entre las gentes de la localidad, tal vez por sus convicciones católicas y conservadoras, no del gusto de la época.





Hacíamos una presentación inédita desde el siglo XVII de Sor Catalina de los Ángeles, monja clarisa tosiriana que profesó en el convento que esta rama femenina posee en Jaén, y cuya fama de santidad y recogimiento hizo que en el siglo fuese objeto de prodigios, y que con posterioridad tenga por parte de la Iglesia Católica el trato de Venerable, “antesala de la beatificación” como explicamos en el libro de “Vidas de la Ibérica Tosiria”





Cerraba el número, un artículo de nuestro colaborador Juan ortega Cózar, que hacía un somero repaso sobre la historia del olivo.





Muchas batallas quedan por relatar de Órdago. Muchas historias que contar, de los números publicados hasta el presente, y muchas más historias que contar y que contaremos. Nuestra libertad e independencia de los poderes fácticos de la localidad fue precisamente la que concentró todas las envidias de aquellos que, para seguir con su trasero pegado a la poltrona, no tienen otra cosa mejor que hacer que criticar el trabajo de otros. Pese a ellos, seguiremos publicando. Es una alegría darles disgustos a estos individuos.

viernes, 26 de junio de 2009

ÓRDAGO Nº 5: LA REVISTA CULTURAL DE TORREDONJIMENO


ÓRDAGO NÚMERO 5: JULIO DEL 2000


Inmersos en las canículas estivales del año 2000, Órdago salía a la calle para refescar el panorama cultural de la localidad. En el número cinco de la revista, temas novedosos, artículos inéditos y perspectivas de nuestra Historia vista desde un punto de vista nuevo.


Abríamos la revista con un"Testimonio", que como indicábamos en el cuerpo del artículo bien podía servir de despedida para un gran amigo y seguidor de Órdago, D. Alfonso de Lara y Gil. Entregó el alma al Señor meses antes de ver publicada la revista, pero era justo que el artículo y el recordatorio se hicieran patentes para que allá desde el cielo pudiese leerlo.


El "tema central" que vertebraba el grueso de artículos de la revista era el "Torredonjimeno de los Austrias". Se trataba de hacer un recorrido por los aspectos más señalados del Torredonjimeno de esa época, destacando los detalles más sobresalientes de la época Imperial.


Francisco Manuel Ureña Tudela iniciaba así el tema central resumiendo la biografía del emperador Carlos, sobre el que todavía queda por descubrir si estuvo en Torredonjimeno o no, si tuvo algún hijo natural en la casa de los Villalta o no, en fín, saber algo que nunca dirán los papeles, y que por lo tanto es difícil de probar.


Manuel Fernández se ocupaba del linaje de los Padilla y la vinculación de esta familia nobiliaria en la historia de la localidad. El convento de MMDD, el Colegio de Filosofía y Moral, así como numerosas acciones llevadas por miembros de este linajudo apellido, de los cuales, algunos llegaron incluso a encabezar la Revuelta de los Comuneros en contra del Emperador Carlos.


Nuestro amigo e historiador Francisco José Téllez Anguita, escribía para Órdago un artículo interesantísimo sobre una revuelta popular acaecida en esos años en la localidad, y que llevó a las mujeres tosirianas a acabar con la vida del por entonces alcalde de Torredonjimeo D. Alonso Cobo. El ahorcamiento de varios tosirianos insurrectos, así como la restauración de la justicia, son aspectos que se abordan en este interesante documento de nuestra historia local, el cual merece la pena ser tenido en cuenta para estudios posteriores, debido a lo relevante de su información.


"Casos criminales del Torredonjimeno del s. XVIII y XIX" es otro interesante estudio que nos informa de los truculentos sucesos acaecidos en la localidad en aquellos años. La información está extraída de los Archivos Parroquiales, y muestra en toda su crudeza las pendenicas y las vicisitudes de esas épocas recogidas de primera mano por los sacerdotes del momento. Un estupendo trabajo del grupo Vernácula, que recupera de esta forma parte de la memoria colectiva y la lleva al público en general.


Nuestro amigo y colaborador Marino Aguilera, nos ofrecía en este número de la revista un interesante estudio de una de las maravillas de la arquitectura religiosa de la provincia: La Abadía de Alcalá la Real. Marino, licenciado en Historia del Arte, y natural de la vecina Alcalá, era el más indicado para llevar a cabo esta tarea para Órdago. Con este artículo, el lector se transporta a la fabulosa mole de piedra que es la Abadía, y que se halla en el cerro de la Mota.


Cerraba los artículos del número cinco una aportación de Luis Gómez López donde se recogía la biografía de una de las tosirianas más caritativas e importantes del siglo XX: Dª Egisipa Tirao.

Mujer de profundas convicciones cristianas que dedicó su vida al cuidado de su familia, y a pesar de haber padecido las brutalidades de la Guerra Civil, puso su peculio y patrimonio en manos de la caridad cristiana, ayudando en esos duros años a muchas familias de entonces a sobrellevar las penurias.


El número cinco de Órdago es pues, otro reto superado. Con cada ejemplar los directores y el equipo de redacción se marca un nuevo objetivo: el superarse con cada revista, así como resaltar en sus páginas noticias de la historia nuevas y poco conocidas para el público en general, en definitiva, divulgar la Historia de Torredonjimeno.

jueves, 25 de junio de 2009

ÓRDAGO Nº 4: LA REVISTA CULTURAL DE TORREDONJIMENO


ÓRDAGO NÚMERO 4: ENERO DE 2000


Apenas habíamos estrenado los primeros días del mes de enero del año 2000, cuando ya estaba en la calle el número 4 de Órdago. ¿Quién dijo que el segundo milenarismo era el final de los tiempos? Para Órdago supuso un nuevo reto, y una nueva edición más que veía la luz de la calle.

En el número cuatro los directores quisimos rendir un homenaje a D. Juan Montijano Chica, último cronista oficial de Torredonjimeno y canónigo de la S. I. Catedral de Jaén. A D. Juan le debe más de uno la vocación o afición por la historia. Para ello recurrimos a unas libretas manuscritas en las que el anciano sacerdote fue recogiendo todas las vicisitudes de su vida, desde su niñez, hasta las postrimerías de su fallecimiento.

En esta primera entrega, la memoria de D. Juan Montijano nos remontaba a principios de siglo XX, relatándonos, como frutos del recuerdo, aspectos de la sociedad del Torredonjimeno de principios de siglo XX. Un documento de excepción, si tenemos en cuenta que era la primera vez que estos textos veían la luz y se publicaban en primicia para los lectores de Órdago: las Memorias de un cronista.

En la portada de la misma se puede apreciar un precioso retrato familiar de época, en él aparece el padre de D. Juan Montijano y todos los hermanos del cronista.

Sin embargo, quien abre la revista no podía ser otro que nuestro muy buen amigo y mentor Fray Alejandro Recio Veganzones o.f.m. (q.e.p.d), el cual nos brindó una “perla” para ese ejemplar en cuestión, al escribir un artículo sobre los orígenes del villancio, en concreto el artículo titulado “Los orígenes del villancico en la Hispania paleocristiana y las antiguas profecías del nacimiento de Jesús”.

El profesor de enseñanza secundaria Juan Ortega Cózar, licenciado en Geografía e Historia, y colaborador de Órdago, nos ilustró con un pasaje de las andanzas del General Gómez, a su paso por la Campiña, más concretamente a su paso por la vecina villa de Jamilena, donde herró unos caballos de la columna de bravos carlistas que acaudillaba, mientras era perseguido por los cristinos en aquella peripecia -dirigida por un tosiriano- que asombró al mundo.

Bandoleros del siglo XIX y principios del XX. El Cid Campeador, a su paso por Torredonjimeno, caminando al encuentro de su Señor el Rey para la batalla de Pinos Puente, son otros de los artículos que se pueden leer en este ejemplar.

Pero quizás, el artículo que ahonda en la figura del personaje D. Ximeno, es de los más destacados y reseñados por los lectores de la revista. En dicho artículo Manuel Fernández Espinosa repasa con exhaustividad los posibles personajes históricos que, a la luz de las fuentes medievales que nos han llegado, puedan ser los que dieron nombre a la localidad y viene a concretarse en el personaje de Ximeno de Raya, candidato más que probable, a la luz de los datos encontrados posteriormente por el historiador José Carlos Gutiérrez en los archivos que así avalan el arraigo del linaje Raya en la localidad: para ser más concretos, estos nuevos datos refrendan la hipótesis de Manuel Fernández Espinosa al hablarnos de enterramientos y capillas propias de este linaje en la primitiva iglesia Mayor de San Pedro Apóstol de Torredonjimeno.

El número culmina con un poema satírico que fechábamos del siglo XVIII, ya en la contraportada de la misma; era un texto en primicia descubierto de forma fortuita por los directores mientras ojeaban un libro en casa de D ª Luisa Villar de la Fuente (q.e.p.d): dicho documento lo reproducíamos con agrado, por ser una muestra de lo que la revista considera siempre prioritario: la antigüedad y originalidad -en primicia- de nuestras antigüedades, pues ÓRDAGO es una revista divulgativa de nuestra tradición local en todas sus vertientes.

ÓRDAGO Nº 3: LA REVISTA CULTURAL DE TORREDONJIMENO


ÓRDAGO NÚMERO 3: SEPTIEMBRE DE 1999

En Septiembre de 1999, la dirección de la Revista Cultural Órdago de Torredonjimeno tenía el placer de editar el número 3 de su colección, al mismo tiempo que se conmemoraba nuestro primer aniversario.

Es de reconocer que este número gustó especialmente a los redactores de la revista, porque la temática escogida, la compenetración de los artículos, las fotos y el resultado total del conjunto, fue de una calidad excepcional.

Abordábamos en este ejemplar número tres un tema central sobre las repercusiones de la Guerra de la Independencia en la localidad y comarca, tema que hasta ese momento no se había analizado con minuciosidad ni detenimiento, al menos en lo referente a Torredonjimeno: se ocupó de este particular Manuel Fernández Espinosa con un artículo que, trabajado en los archivos parroquiales, venía a arrojar luz sobre esa época concreta en la localidad. Colaboraron en este tema firmas como la de Juan Ortega Cózar o Francisco Manuel Ureña Tudela, analizándose varios aspectos concretos sobre las repercusiones que la Revolución Francesa ocasionó y los cambios que trajo consigo en cuanto a la forma de vivir de los hombres y mujeres de principios de siglo XIX.

La genealogía del apellido noble Villalta, tan mencionado por quienes estudian el pasado de la localidad, era puesto al día en un magnífico estudio genealógico que sobre el mismo pudimos hacer ambos directores de la revista, viajando a Écija para entrevistarnos en persona con descendientes de este ilustre apellido. Fuimos recibidos en la casa de la Excma. Sra. D ª Clotilde Palomeque, y gracias a su gentileza pudimos fotografiar el retrato que adornaba una de las estancias de su actual casa, el de D ª Teresa de Villalta y Coca, más conocida en la localidad por “Teresita la Marquesa” (hija del Marqués Pontificio de Villalta), instantánea que sirvió para ilustrar la portada de la revista así como el cuerpo del artículo. Muchas más cosas nos trajimos de aquel viaje, entre ellas el recuerdo de una incondicional seguidora, nuestra querida amiga Doña Mariquiqui -como tenemos el privilegio de llamarla sus amigos.

El Foro Alejandro del Barco rastreaba la existencia y vicisitudes que el franciscanismo había tenido en la villa de Torredonjimeno, sacando a la luz varios milagros obrados merced a la intervención de San Francisco de Asís, a quien se encomendaban nuestros antepasados. Fueron editados en primicia para la localidad en las páginas de Órdago, basándonos en documentos del siglo XVII pertenecientes a la Orden de Frailes Mínimos.

Se editaban por primera vez para el público las consecuencias que el terremoto de Lisboa tuvo sobre la localidad, extraídas de un manuscrito anónimo que se encuentra en el Archivo Parroquial de Santa María y que, salvo algunas menciones concretas en artículos de alguna que otra revista de Semana Santa de la localidad, no se había visto nunca publicado hasta la fecha.

En las 32 páginas que componen este número 3 de Órdago, se encuentra algún artículo más de temática diversa, pero baste este resumen para concretar el trabajo, que a diez años vista, editara la Asociación cultural Cassia a través de las páginas de su publicación.

miércoles, 24 de junio de 2009

ÓRDAGO Nº2: LA REVISTA CULTURAL DE TORREDONJIMENO


ÓRDAGO Nº 2: MARZO 1999

El número 2 de la Revista Cultural Órdago vio la luz por primera en el curso del mes de marzo, año 1999. El estilo y temática de la revista se perfilaban paso a paso con cada número que se editaba. En el número 2 de la revista, traíamos como tema central que vertebraba el grueso de la misma, un tema sugerente y muy particular de Torredonjimeno: “los miedos o fantasmas”.



Miedo es la palabra con la que la gente de la localidad ha tratado de definir esos sucesos “paranormales” o poco definidos que tanto han sobrecogido el corazón de los hombres, desde que la luz es luz y la oscuridad es oscuridad.



Relatos de apariciones fantasmagóricas en el castillo, en parajes como el “Barranquillo” o el famoso “Duende del Molino el Cubo” son algunos de los aspectos que se tocan en las páginas de Órdago. Pero también cuenta este número con el aporte de relatos inéditos, nunca antes llevados a papel en la localidad, como el de “El prodigo del Cristo de Limpias” que sucediera a D ª Tránsito “la Partera” y que recogió su nieta, Paqui Román Arcos por escrito en el año 1995, editado por primera vez en las páginas de nuestra revista.



Pero además el número “2” contaba con otras curiosidades y artículos interesantes dentro de sus páginas. En ellas resumíamos un ensayo que sobre el filósofo y político gienense Ortí y Lara hiciera el tosiriano D. Miguel Arjona Colomo, y que Órdago editaba con sumo placer; además se extraía del manuscrito del franciscano fray Juan Lendínez dos aspectos concretos para aquel número: uno era la segunda parte del artículo sobre su hermano fray Cristóbal en las Américas, continuación del que ya se editase en el anterior número, y que cerraría las vicisitudes de esos españoles misioneros en el siglo XVIII en su afán por cristianar y llevar el Evangelio más allá de los límites, y la otra gran novedad, extraída del libro manuscrito “Augusta Gemella Ylustrada...” será el artículo que, bajo el título “Santas Juana y María, mártires tosirianas”, se transcribe por primera vez desde el siglo XVIII, aportando datos que se ignoraban sobre el secuestro y martirio de las doncellas tosirianas en Granada.



Algunos artículos más se pueden encontrar, con fotografías y dibujos que los ilustran, muy interesantes.



La particularidad más destacada que tiene este número, -apreciada ahora que han transcurrido diez años- es la foto elegida en su momento para la portada, obra de la fotógrafa artística, natural de Torredonjimeno, Mar Serrano Arroyo. Bajo el título de “Escalera del jardín”, la foto portada muestra un aspecto “fantasmagórico” de la entrada de la ya desaparecida casa de “Villa Elena” en cuyo solar se está edificando en la actualidad un bloque de pisos. El número es acompañado en su interior por otras fotografías de la misma fotógrafa, de una calidad artística indiscutible.

martes, 23 de junio de 2009

ÓRDAGO Nº 1: LA REVISTA CULTURAL DE TORREDONJIMENO



ÓRDAGO NÚMERO 1: NOVIEMBRE DE 1998


Poco antes de terminar el año 1998, -año en que nacía la Revista Cultural Órdago- el consejo de redacción se preparó para editar el que sería el número dos, pero que llevaría la numeración “1” en su frontal.


Editado en los comienzos del mes de noviembre del citado año, en su portada se pueden apreciar los rasgos característicos de lo que en adelante será seña de identidad de la propia revista. En la misma aparecerá una foto que, en el caso que nos ocupa, se trata de una panorámica del “Puente Romano” en toda su magnitud e integridad, visto desde una perspectiva de la que lamentablemente ya no podemos gozar; pues dicho puente se vio cegado tras la canalización del cauce del río, y perdiéndose -parece que irremediablemente- su bella factura y su prestancia, quedando su “ojo” reducido en la actualidad a una tercera parte de lo que antaño fue.


Abría este ejemplar el experto en religiones y escritor D. Antonio Medrano, el cual nos ilustraba con un magnífico artículo titulado “La muerte o el sentido de la vida”. El ensayo, realizado ex profeso para Órdago tuvo tan gran aceptación que el autor tuvo que hacer una versión en italiano para una revista especializada en temas espirituales.


No sería la única aportación novedosa en el ejemplar. Se abría la costumbre de exponer e ilustrar a los lectores con perspectivas y artículos poco conocidos por el gran público al mismo tiempo que se desentrañaban algunas curiosidades locales. Es así como podemos encontrar en las páginas de Órdago n º 1 artículos costumbristas que hacían referencias a las tradiciones locales propias del mes de noviembre, gracias a la búsqueda en los archivos parroquiales de documentación que confirmase la existencia de las “cofradías de ánimas” en Torredonjimeno, ya extintas en nuestro suelo, o el rastreo sobre el origen del apellido Martos que hacía el colaborador y amigo Fray Alejandro Recio Veganzones O.F.M. (q.e.p.d.) son algunas muestras de la calidad y atractivo que de por sí tienen los artículos que jalonan las páginas de este número.


Además de lo novedoso de algunas aportaciones o investigaciones, Órdago ha sido –y ya en esa época lo demostrábamos- pionera en ilustrar sus páginas con documentos gráficos de excepcional valor documental nunca vistos antes por los tosirianos, recuperados gracias a la gentileza de los colaboradores de la revista y a los muchos seguidores con los que cuenta en la actualidad. Era así, como veía por primera vez la luz una magnífica instantánea de época que reflejaba los pormenores de un funeral de principios de siglo. La fotografía, (aprovechamos aquí para corregir su fecha, databa del año 1913, no de 1915 como aventurábamos nosotros). En esta foto se puede apreciar un Llanete de las Arrabalas lleno de gente, mientras el cortejo fúnebre espera a la salida el féretro del importante difunto.


Completaban las primicias, un artículo extraído del manuscrito del que fuera historiador tosiriano y franciscano fray Juan Lendínez. Este autor se encontraba inédito, desde el siglo XVIII, hasta que Órdago lo rescató. Hemos ido extrayendo de tan valioso documento de época todo lo concerniente a la localidad tosiriana, mientras el manuscrito duerme el sueño de los justos. En esta ocasión publicábamos la primera parte del relato que el autor franciscano hacía de la obra misionera de su hermano de sangre y de religión, fray Cristóbal Lendínez. Fray Cristóbal Lendínez realizó una inmensa labor apostólica allende el Atlántico, en las misiones españolas del Nuevo Mundo, fundando ciudades y levantando iglesias, mientras cristianaba a los indígenas.


Siguiendo el espíritu que desde sus inicios la rige, la Revista Órdago se preparaba para enfrentarse a las nuevas batallas que supondría el seguir publicando sus artículos en sucesivos ejemplares. Todavía por aquellos balbuceantes primeros ejemplares, algunos locales aventuraban que “solo duraríamos un invierno”, y que el proyecto que significaba –y significa- Órdago, sería abandonado a las primeras adversidades del camino. Nos alegramos de que estos vaticinios se hayan visto frustrados.

lunes, 22 de junio de 2009

ÓRDAGO nº 0: LA REVISTA CULTURAL DE TORREDONJIMENO

En esta serie de entradas iremos ofreciendo la portada de cada una de las revistas que reseñemos. Muchas de ellas están ya agotadas, y es imposible conseguirlas. Pero si alguien estuviera interesado en algún número especial, póngase en contacto con la Asociación haciendo uso del correo: culturalcassia@terra.es

Gracias



.............................................................................................................


ÓRDAGO Nº O. AGOSTO DE 1998

Es necesario realizar un paréntesis en esta relación sobre los libros locales, (todavía quedan muchos libros que reseñar) para destacar una publicación que en la actualidad ya se ha convertido en un referente para la sociedad tosiriana y me atrevería a insinuar que incluso en lo provincial.



Se trata de la revista Órdago, que edita la Asociación Cultural Cassia desde hace más de una década.



Los orígenes de esta publicación están directamente vinculados al surgimiento de la propia Asociación, así que se pueden remitir a la entrada de este blog en el apartado “Quienes somos”, para comprender el sentido de la misma. Órdago surge como vehículo de expresión de la propia Asociación, pero totalmente independiente de ella. Algunos miembros de Cassia, más interesados en otras facetas artísticas o culturales, optaron por dedicarse al diseño y el arte, otros a la música, y algunos optamos por escribir.



La revista así configurada pretendía ser un “baúl de sastre” en el que cada uno manifestase sus inquietudes y escribiese de lo que más le llamase la atención. Pero poco a poco la dirección de la revista fue ajustándose a las preferencias de los lectores, los cuales reclamaban más atención a los aspectos históricos locales.



En la actualidad esa es la temática principal de los trabajos y estudios que ven la luz en Órdago.

Volviendo al número cero, el origen de la colección, destacamos la presentación y el padrinazgo que nos brindó el periodista y escritor Fernando Sánchez Dragó, o la excelente colaboración del también periodista y escritor, José Javier Esparza, que en la actualidad dirige el programa radiofónico “La Estrella Polar” en la cadena COPE, amén de haber dado libros como "La gesta española".



Al coincidir el año de nuestro lanzamiento con el centenario de una efemérides tan importante como la pérdida de Cuba y las últimas reliquias del Imperio español, Órdago dedicó varios artículos a esa materia, valorando en ellos la importancia que tuvieron los medios de prensa norteamericanos en la participación de este país en la Guerra, por ejemplo.



Además se ofreció material en primicia, como la fotografía de un paisano nuestro, D. Jaime Gómez Cruz, que mandara en su día una carta al escritor Pío Baroja, corrigiéndole la fecha de nacimiento del General Gómez, dato que no poseía el ilustre escritor; primicia fue también el relato que escribiera en exclusiva para Órdago el profesor en Filología Inglesa en la Universidad de Jaén D. Julio Ángel Olivares Merino



En definitiva. El número cero de Órdago, supone –visto desde la distancia- unos más que nobles comienzos editoriales para la Asociación Cultural Cassia, y el trampolín indispensable para nuevos números, que sin interrupción, ha editado el Círculo de Amigos de Cassia que edita Órdago hasta la presente.

viernes, 19 de junio de 2009

UN ANÁLISIS DE RELIGIOSIDAD POPULAR...


UN ANÁLISIS DE RELIGOSIDAD POPULAR. LAS COFRADÍAS PENITENCIALES DE TORREDONJIMENO

Ya hemos hablado en otra entrada de este mismo blog, de la importancia y calidad de la Semana Santa tosiriana. En numerosas publicaciones y boletines de las diferentes cofradías, se ha estudiado los aspectos más o menos relevantes relativos a cada titular, para resaltarlos, para informar, o bien como estudios etnológicos o históricos.


Pero lo cierto es que no se había hecho un estudio riguroso sobre todas las cofradías, hasta que el historiador local afincado en Martos Francisco José Téllez Anguita terminó su obra titulada: “Un análisis de religiosidad popular. Las cofradías penitenciales de Torredonjimeno” El trabajo, magníficamente terminado y presentado, analiza con profundidad cada una de las cofradías de la localidad. Hace un repaso por la historia de cada una de ellas, estudiando el origen de las mismas, y sus vicisitudes a lo largo de los siglos.


El libro, cuenta además con una profusa bibliografía, un apartado fotográfico bastante interesante, así como una cuidada presentación. Encuadernado en pastas duras, cuenta con un total de 314 páginas, que saben a poco.


El libro, editado por “Editorial Jabalcuz” se imprimió allá por el año 2001, y todavía a día de hoy, sigue siendo un referente indispensable para todos los interesados en conocer la Historia de las cofradías de la localidad.
Cierto es, que debido al tiempo transcurrido se han realizado ciertas averiguaciones en el entorno de algunas cofradías de gloria, así como el descubrimiento de otros aspectos relativos a las cofradías locales, que en la fecha en la que el autor terminó su estudio no se conocían, y que sería interesante, si se produjese una reedición de dicho libro, fuesen tenidas en cuenta para actualizar así la obra.


No obstante, se trata de un libro imprescindible en la biblioteca de cualquier tosiriano que se interese por la historia de su localidad.

VIDAS DE LA IBÉRICA TOSIRIA


VIDAS DE LA IBÉRICA TOSIRIA


En el año 2007 veía la luz la primera entrega del libro “Vidas de la Ibérica Tosiria”, editado por la Asociación Cultural Cassia y la Revista Cultural Órdago, de la mano de sus directores Manuel Fernández y Luis Gómez.


El libro tuvo una magnífica acogida por los vecinos de la localidad. Se abordaban las semblanzas de diversos personajes de Torredonjimeno, tanto naturales como foráneos residentes en la localidad por alguna circunstancia concreta.


La presentación del mismo se llevó a cabo en las dependencias del castillo de Torredonjimeno ante un numeroso público asistente, corriendo a cargo del poeta y escritor D. Antonio Gómez Hueso su presentación. El mismo escritor fue el autor del prólogo de "Vidas de la ibérica Tosiria".


En la mencionada obra se mejoran biografías ya publicadas por Órdago, pero también se ofrecieron personajes que por vez primera eran dados a conocer a los tosirianos, y cuyas vidas no habían sido tratadas ni por D. Juan Montijano Chica en el capítulo XIV "Hijos ilustres de Torredonjimeno" de su obra "Historia de la ibérica Tosiria", tampoco por ningún otro historiador local.


No están recogidas todas las semblanzas de personajes tosirianos, como es obvio, pero no se descarta que en años venideros se lance una segunda parte del libro “Vidas de la Ibérica Tosiria II” que venga a ampliar este elenco de biografías ya expuestas.


El ejemplar, cuenta con 176 páginas, que según nuestros seguidores: “saben a poco”, amén de una profusa bibliografía que puede ayudar al lector curioso que quiera completar datos sobre algún personaje en particular de los que aparecen en sus páginas.

jueves, 18 de junio de 2009

ACTIVIDADES QUE DEJARON HUELLA



En la fotografía, José Miguel Tirao ultimando un Cristo Crucificado en su taller.

Allá por las Cruces de 1998 -finales de abril y principios de mayo- en colaboración con la Casa Inventada de Torredonjimeno, Cassia organizó una exposición de imaginería que presentaba al público tosiriano y provincial el trabajo del artista local José Miguel Tirao. La exposición fue un clamoroso éxito, y fue visitada por multitud de vecinos de Torredonjimeno y otras localidades. La Casa Inventada estaba formada por jóvenes independientes dedicados al arte de vanguardia, pero tras comentarles nuestra intención vieron interesante la propuesta, que fue todo un éxito.

José Miguel Tirao expuso en la sede de la Casa Inventada, sita en la calle Rabadán, una pequeña muestra de su obra imaginera. José Miguel Tirao, tosiriano y discípulo de Luis Álvarez Duarte. En ese entonces José Miguel Tirao era una esperanza para el Arte andaluz y español, años después -en la fecha en que escribimos esto- es un imaginero altamente considerado en toda España. La colaboración entre dos grupos de jóvenes tosirianos, tan distintos, se mostró eficaz cauce para dar a conocer los valores en alza de nuestro Arte local.

Lo más interesante de aquel evento fue el bajo coste económico que nos supuso y el alto seguimiento y asistencia de personas que tuvo acceso a una actividad cultural gratuita, de buena calidad y sin subvencionarse por ninguna institución pública.

miércoles, 17 de junio de 2009

NUESTROS MENTORES


DON JUAN MONTIJANO CHICA


Cuando en Torredonjimeno se habla de Historia, no puede omitirse el nombre de D. Juan Montijano Chica, autor de un libro -Historia de la Ibérica Tosiria- que, pese a sus defectos (tantas veces denunciados por sus detractores) supone un laudatorio intento por ofrecer una aproximación a la historia de Torredonjimeno. El libro lo pagó de su bolsillo, no mediaron subvenciones públicas, y en él D. Juan presentó todo lo que estuvo en su mano para darnos a conocer nuestro pasado.


ÓRDAGO ha confesado siempre la deuda que tiene con D. Juan Montijano. En buena medida nos honra ser herederos de su legado, pero siempre hemos apostado por corregirlo allí donde fuese menester, no con la actitud prepotente del engreído, sino con la humildad del que busca y, en su búsqueda, halla lo que D. Juan no encontró en su tarea.


Conocimos personalmente a D. Juan Montijano Chica, aunque el sabio sacerdote para ese entonces ya era un anciano. En vida del maestro aprendimos mucho de su voz, seguimos aprendiendo mucho de él leyéndolo. Las pistas que D. Juan Montijano fue dejando en las páginas de "Historia de la Ibérica Tosiria" nos condujeron a grandes hallazgos que hemos ido publicando en ÓRDAGO.


Creemos que de estar vivo, D. Juan Montijano sería un incondicional de ÓRDAGO. Y al creerlo, no nos equivocaríamos.

martes, 16 de junio de 2009

PUBLICACIONES DE TORREDONJIMENO


CALVARIO. BOLETÍN COFRADIERO DE TORREDONJIMENO

Hablar de la de Semana Santa tosiriana, es hablar de Calvario. El boletín que edita la Agrupación de Cofradías de Torredonjimeno es quizás la publicación más antigua y con más continuidad que hasta la presente tiene Torredonjimeno. En dicho boletín hicieron sus primeras contribuciones escritas algunos de los historiadores de la localidad, y sus páginas han servido para que los amantes de la historia y de la Semana Santa, abundasen en datos de las cofradías y de la historia de este aspecto religioso en Torredonjimeno.


Hoy en día, casi todas las cofradías cuentan con su propio boletín, en el cual se informa anualmente a los cofrades de las vicisitudes, mejoras de la hermandad, adquisición de ornamentos para los tronos o pasos, elección de los hermanos mayores anuales o relatar las diversas actividades realizadas por la cofradía a lo largo del año. Las páginas de esos boletines, -de algunos de ellos hablaremos en este blog-, sirven a los cofrades de soporte para expresar su fervor en forma de poesías, o de anécdota personal y vivencia única con su titular.


Pero Calvario siempre ha sido distinto. En sus páginas se ha tratado de englobar el sentir de todas las cofradías en general, sin desmerecer ninguna, sin destacar o resaltar a ninguna por encima del resto, y eso, para nosotros -los de Órdago- que somos conscientes de lo que significa editar una publicación, sabemos lo que cuesta.


Hoy por hoy, y como queda dicho más arriba, debido en gran parte a que las demás cofradías de la localidad cuentan con su propio boletín, es más complicado encontrar en Calvario el estilo de décadas anteriores, pero no obstante, la Semana Santa de Torredonjimeno no estaría al completo si esta publicación no saliese puntualmente a la calle cada año.


En próximas entradas hablaremos más detenidamente de algunos ejemplares en particular que hicieron historia, los cuales resultan interesantes por diversos motivos; pero eso, será otro día

LIBROS SOBRE TORREDONJIMENO. NOTICIAS DE LA COFRADÍA DE JESÚS NAZARENO DE TORREDONJIMENO


SOBRE SEMANA SANTA TOSIRIANA

Cuenta la localidad tosiriana con una de las mayores muestras provinciales de pasos de Semana Santa que hay en todo el Santo Reino de Jaén. De hecho, hace relativamente poco tiempo que nuestra Semana Mayor fue declarada de interés turístico, cosa de la que nos alegramos por el bien de la localidad. Algunas de las imágenes procesionales son verdaderas obras de arte, y como bien diría nuestro amigo y colaborador Pablo Jesús Lorite “en Torredonjimeno bien se podría crear un museo sobre la Semana Santa, tal es el número, belleza y calidad en la factura de algunos de sus pasos procesionales”. Dejemos ahí el reto.


Es por ello que no es de extrañar que se halla escrito abundantemente sobre los escultores y la historia de la cofradías. En esta ocasión traemos un libro imprescindible para los amantes de este tema que con tantos seguidores cuenta, y en especial para conocer los entresijos intrahistóricos de la Cofradía de Jesús Nazareno de Torredonjimeno.

El libro, obra de D. Antonio Erena Camacho, es un compendio de la dilatada historia que se conoce sobre las vicisitudes de la cofradía de Nuestro Padre Jesús. Es por ello que el título que da nombre a la obra no podía ser otro que el de “Noticias de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Torredonjimeno” que se editaría en la localidad corriendo el año 2004. En sus páginas se hace un ilustrativo y minucioso detalle de la historia de la cofradía a lo largo de los siglos, haciendo uso de los libros de actas de la propia cofradía, y ello es tanto como la de relatar la historia de Torredonjimeno en sus gentes y en avatares.

Acompaña a la obra una gran cantidad de documentación tanto gráfica como documental, lo cual la hace muy recomendable para el lector curioso y ávido de noticias del ayer. Felicitamos a su autor que ha logrado, con un estilo ameno, mostrarnos una faceta de nuestro pasado. El secreto de su magisterio estriba en el amor que profesa a la Cofradía y a la Semana Santa Tosiriana.

lunes, 15 de junio de 2009

LIBROS SOBRE TORREDONJIMENO. lA VIDA EN LA VILLA DE TORREDONJIMENO DURANTE EL SIGLO XVIII


LA VIDA EN LA VILLA DE TORREDONJIMENO DURANTE EL SIGLO XVIII

Es intención de los administradores del blog ir dando cuenta de algunas de las muchas publicaciones con las que cuenta Torredonjimeno para disfrute de los amantes de la historia local. El criterio de selección de las mismas es totalmente arbitrario, y no desmerecen en absoluto aquellas obras que por cualquier motivo no aparezcan en la relación, pudiendo haber algunos lectores del blog que coincidan con los gustos de los libros aquí expuestos, y habiendo así mismos otros que crean, en su criterio particular, que sería necesario el incluir algún otro. Sea como fuere, continuaremos con los libros que sobre la localidad se han editado, y traemos a colación en este caso hoy el interesante trabajo del profesor D. Antonio Ortega Ruiz.


Allá por el año 1986 veía la luz este interesante trabajo de investigación que se ocupaba de dar luz al pasado de nuestra localidad. La obra en cuestión fue editada por el Ayuntamiento de Torredonjimeno y realizada, como hemos dicho más arriba, por D. Antonio Ortega Ruiz. Es un estudio digno en el cual, en apenas ciento quince páginas, se hace un repaso a los aspectos más variados de la vida de los tosirianos del crucial siglo XVIII. En sus páginas se desgranan aspectos relativos a la jurisdicción territorial del municipio, se habla de la industria y el comercio de la época, la producción agraria, o aspectos sociales, entre otros apartados. El trabajo cuenta con una interesante labor de documentación realizada en los Archivos Municipales del Ayuntamiento, así como con un buen soporte bibliográfico.


Quizás, y debido al tiempo transcurrido, sería conveniente algunos añadidos en relación a los nuevos aspectos descubiertos sobre ese periodo en la localidad..., pero ese es otro tema.

domingo, 14 de junio de 2009

LIBROS SOBRE TORREDONJIMENO. LAS COLONIAS GEMELAS


LAS COLONIAS GEMELAS REINTEGRADAS

Torredonjimeno es una ciudad antigua, y por lo tanto, posee una dilatada Historia. Desgraciadamente, a lo largo de los siglos, no han sido muchos los hijos de Torredonjimeno que se han ocupado de compilar dicha Historia por escrito, habiéndose perdido mucho por el camino, y quedando ahora algunos huecos que, unos pretenden llenar con cualquier cosa, y otros simplemente, ignorar.


Quizás el libro más antiguo que habla sobre Torredonjimeno sea “Las Colonias Gemelas Reintegradas”, del fraile mínimo de la Victoria, fray Alejandro del Barco García. Dicho libro vería la luz por primera vez allá cuando corrían las postrimerías del s. XVIII, en concreto en 1788. Se trata de una serie de diálogos mantenidos entre un sacerdote y un sacristán, en los cuales se vindica la antigüedad de Torredonjimeno, en el que se crió dicho religioso. No será la única obra escrita de fray Alejandro, hombre de vasta cultura que también escribiría “La antigua Ostippo, actual Estepa”.


Gracias a la labor que hiciera en su día la Asociación Cultural Tucci de la vecina Martos, hoy en día no es raro que en muchas casas de la comarca exista una copia facsímil de la obra citada, ya que dicha asociación, en el año 1983, llevó a cabo una afortunada iniciativa de reimpresión de dicho trabajo.


El ejemplar así resultante se convierte en un libro encuadernado en pasta dura, con letras grabadas en dorado, de 230 páginas, incluyendo al final, la fe de erratas, estas últimas sin numerar. Se mantiene así el espíritu y las características del ejemplar original, resultando un libro interesante y de obligada consulta para los amantes de la historia local.


A día de hoy, “Las colonias Gemelas Reintegradas” vuelve a ser un libro bastante raro y difícil de adquirir para los particulares -también de ardua comprensión. Pero aquellos que quieran coleccionar en su domicilio un elenco de libros que hablen sobre Torredonjimeno no podrían prescindir de este libro en su biblioteca.


Enlace:


viernes, 12 de junio de 2009

NUESTROS MENTORES

El poeta y escritor tosiriano Antonio Gómez Hueso, en un acto de Cassia.

ANTONIO GÓMEZ HUESO, POETA

Apenas abrimos los ojos al mundo de la cultura y conocimos a Antonio Gómez Hueso. Antonio Gómez Hueso es nuestro amigo, también podríamos incluirlo entre nuestros mentores, pues su actividad desplegada en las revistas locales "El Periscopio" y "Gaceta Tosiriana" fueron referentes para ÓRDAGO. Si tuviéramos que describir su acción cultural en Torredonjimeno, Antonio es, amén de poeta, un hombre de cultura, sensible a la belleza y fuerte en sus convicciones -Antonio es, tal como gustaba decir nuestro querido Antonio Machado: "en el buen sentido de la palabra, bueno".

En su haber, Antonio Gómez Hueso tiene una vasta obra poética que va, desde "El vacío al desnudo", poemario publicado en 1986, hasta "El más bello jardín" (2008). Son muchos los libros en los que nos ha dejado sus íntimas experiencias poéticas, también son incontables los artículos con los que interpreta la realidad provincial y local.

En el prólogo que nos escribió para nuestro libro "Vidas de la ibérica Tosiria" Antonio afirma:

"Una de las tareas más nobles que puede hacerse es ayudar a la recuperación de la memoria de un pueblo. Una memoria histórica no cargada de reproches, juicios sumarísimos y diferencias excluyentes, sino cargada de reconocimiento, respeto y cariño para nuestros ancestros, para los que bebieron de la misma agua que nosotros, anduvieron las mismas calles, labraron el mismo campo y vieron el mismo cielo, para ellos, que son nuestros antepasados, que dejaron su huella en el devenir de la historia tosiriana y cimentaron nuestro patrimonio cultural y de los cuales descendemos. Manuel Fernández Espinosa y Luis Gómez López han dedicado su esfuerzo y su tiempo (visitando archivos, recopilando documentos, investigando desde diversas fuentes...) para dar forma a estas semblanzas y recuerdos que hoy brillan con más fuerza desde la brumas del tiempo. Es algo que hay que agradecerles. Su libro queda como un valioso testimonio de la identidad de Torredonjimeno".

Pocos como Antonio, poeta (y, por lo tanto, artífice de la palabra) podían expresar de mejor modo lo que ha supuesto la publicación en 2007 de "Vidas de la ibérica Tosiria. Personajes de Torredonjimeno que hicieron historia", cuyos autores son Manuel Fernández Espinosa y Luis Gómez López, directores de ÓRDAGO.

Para conocer a Antonio Gómez Hueso y su obra, visítese la página:

http://www.gomezhueso.com/



jueves, 11 de junio de 2009

TORREDONJIMENO Y VILLANUEVA DE LOS INFANTES



En las imágenes, Francisco de Quevedo y Plaza mayor de Villanueva, con la iglesia de San Andrés al fondo.

En la actualidad, Villanueva de los Infantes es una pequeña localidad cercana a la manchega e industriosa Valdepeñas, de Ciudad Real, más famosa esta Valdepeñas debido a sus excelentes quesos y “caldos”. Villanueva, es un poblachón manchego lleno de historia que hará las delicias del viajero que quiera indagar en el pasado y le guste descubrir en nuestros muchos pueblos, respuestas y curiosidades del ayer.
Sus calles están cuajadas de vetustas casonas, la inmensa mayoría, con escudos nobiliarios en las portadas. Más muestras de su rancio abolengo lo comprobamos en la profusión de conventos e iglesias que lo pueblan, y la mucha hidalguía que respiran los cientos de blasones que decoran las fachadas y las capillas de las iglesias.

El paso de Villanueva de los Infantes a la Historia Universal, no obstante, se debe fundamentalmente a dos personajes de fama incuestionable. Uno es Fray Tomás de Villanueva, que vivió sus primeros días en dicha localidad, y que subiría a los altares como Santo Tomás de Villanueva.

El otro personaje es el inmortal escritor del Siglo de Oro español, D. Francisco de Quevedo y Villegas, el cual vivió sus últimos días hospedado en el convento de dominicos de Villanueva. Todavía hoy se puede visitar dicho convento, -hoy convertido en restaurante y hospedería-, pero que conserva original y sin aditamentos, muchas de las estancias y dependencias por las que anduviera sus postreros pasos el poeta del: “Polvo soy, más polvo enamorado”.

Pero la vinculación entre Torredonjimeno y Villanueva la encontramos en las fiestas que se hicieron con motivo de la canonización de Santo Tomás de Villanueva, a las cuales asistieron la familia tosiriana Prado-Valenzuela, emparentada en línea materna con la familia del santo. Un miembro de este linaje tosiriano, D. Juan del Prado y Valenzuela, llegará a convertirse en un famoso rejoneador, que llevará su arte y destreza por diferentes plazas de toda la geografía de la España del s. XVII.
Otro personaje, natural de la Villa de Infantes y que está relacionado, más que con Torredonjimeno, con la provincia de Jaén, es D. Bartolomé Jiménez Patón, que si bien no nació en Villanueva, si que podemos decir que su vida discurrió casi entera en dicha villa. A él le debemos los giennenses el libro “ Historia de la ciudad de Jaén y de algunos famosos varones hijos de ella”, libro que escribió en esta manchega villa.

Por todo ello, y por otras muchas más exquisiteces que guarda Infantes y sus alrededores, es un lugar recomendable para la visita y para el solaz del viajero.

NUESTRA RELACIÓN CON LA IGLESIA CATÓLICA

Con D. Santiago García Aracil, antiguo Obispo de la Diócesis de Jaén, los directores de ÓRDAGO.


La Asociación Cultural Cassia de Torredonjimeno no se describe como asociación confesional. En un primer momento, incluso la asociación se componía de personas muy frígidas con respecto a la religión. No obstante, fue un miembro de la Asociación -diremos que católico no-practicante-quien llamó la atención sobre un proyecto que inminentemente se iba a acometer por parte de la parroquia de Santa María.
Consistía este proyecto en la reforma de la iglesia de la Victoria, que es lo que nos ha quedado del magnífico Convento de la Victoria -cuya construcción comenzó a principios del siglo XVII. La iglesia parroquial de Santa María pretendía dotarse de unas instalaciones apropiadas para sus tareas pastorales, y fue con su cura párroco, el Rvdo. D. Francisco de la Torre, con quien se iniciaron estas obras que, poco a poco, hicieron realidad la aspiración parroquial. Enterados del caso, Manuel Fernández Espinosa y Luis Gómez López se pusieron a disposición de D. Francisco de la Torre, para ayudar -como asociación local- a la comunidad parroquial en lo que estuviera en sus manos. D. Francisco pidió que se le echara una mano en la confección de una hoja parroquial, cuya cabecera fue "LA VICTORIA". Así fue como surgió ese modesto medio de comunicación que, dominicalmente (sin apenas fallo) fue lanzándose para la comunidad parroquial.
Poco después, la comunidad de monjas dominicas pidió a los mismos miembros de Cassia que les ayudaran a confeccionar una hoja impresa, también para los amigos del convento de Ntra. Sra. de la Piedad. Surgió así "VERITAS" -que se emitía en las festividades de la Orden de Predicadores.
Ayudar a una de las dos parroquias locales y desasistir a la otra era algo que pesaba sobre los miembros de Cassia. Fue por eso que también se prestaron a hacer otra hoja parroquial, esta vez para la Iglesia Parroquial Mayor de San Pedro Apóstol, con su cura párroco como director, el Rvdo. D. Manuel Peláez Juárez. Surgió así "EL APÓSTOL DE SAN PEDRO", que conoció varias épocas.
Las relaciones de la Asociación Cultural Cassia con la Iglesia Católica siempre han sido fluidas e intensas. Además de estas colaboraciones en lo que puede llamarse "apostolado de la prensa", las amistades con presbíteros, religiosos y religiosas, en la dimensión cultural han sido muy fructíferas y mucho hemos de agradecer a personalidades como fray Alejandro Recio Veganzones, O.F.M. que era un sabio, arqueólogo e historiador muy amante de la comarca.
Mantuvimos algunas entrevistas con el antiguo Obispo de la Diócesis de Jaén, D. Santiago García Aracil, que fue lector de ÓRDAGO y siempre nos animó a continuar en la brecha por la cultura. Durante el pontificado de D. Santiago al frente de la Diócesis, Manuel Fernández Espinosa y Luis Gómez López fueron nombrados miembros de la Delegación Episcopal de Medios de Comunicación, participando en varios Congresos y Jornadas de estudios.

miércoles, 10 de junio de 2009

NUESTRO ESCUDO ASOCIATIVO


El emblema de la Asociación Cultural Cassia de Torredonjimeno es obra del artista -y miembro fundador de Cassia- Cayetano García Sanz.

Representa la efigie figurada de una matrona romana, orlado con el nombre completo de la Asociación. La efigie de esta matrona romana quiere representar a Cassia Monanilla, mujer que vivió en la comarca en fecha imprecisa -durante la dominación del Imperio Romano. Al parecer era madre de un decurión, y su nombre -Cassia- aparece grabado en una vetusta piedra que -contra todo pronóstico- se nos conserva. Este pedestal fue descubierto en las inmediaciones de Jamilena y, una vez traído a Torredonjimeno en el siglo XVI, fue aprovechado como piedra ornamental, empotrándose en la fachada del Convento de Ntra. Sra. de la Piedad de Madres Dominicas de Torredonjimeno. En el nombre de esta antepasada nos inspiramos para fundar la Asociación.

Años después, Cayetano García Sanz sería el autor del logotipo del Ayuntamiento de Torredonjimeno. Actualmente, Cayetano García Sanz reside en Córdoba y se dedica con éxito a la pintura.

martes, 9 de junio de 2009

NUESTROS MENTORES


FRAY ALEJANDRO RECIO VEGANZONES, O.F.M.
Vallisoletano de Pesquera de Duero, el P. Recio fue para nosotros, desde nuestros inicios, algo más que un maestro, un amigo y una fuente inagotable de documentos gráficos y escritos. Su sabiduría estaba oculta en el Colegio San Antonio de Padua de la ciudad de la Peña, esto es: Martos.
Socio de Honor de nuestra Asociación y, a título honorífico, también Director de la Revista ÓRDAGO, su muerte supuso para nosotros un duro golpe. Pero sabemos que lo tenemos en el cielo, con su Seráfico Padre San Francisco de Asís. Desde allí sigue echándonos una mano.

lunes, 8 de junio de 2009

UN PASQUÍN DEL SIGLO XVIII... ¿ACASO UNA SOCIEDAD SECRETA EN TORREDONJIMENO?

Torre Campanario de la iglesia parroquial de Santa María, Torredonjimeno.

Hace ya algunos años, se publicó en la Revista Cultural de Torredonjimeno "Órdago", la transcripción del pasquín que se colocó en la puerta de Santa María allá por el año 1798.

El asunto es como sigue:

El Maestro [de albañil] cordobés José Bonilla, se hallaba por aquellos años en la villa tosiriana realizando unas mejoras en la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Concepción. Aquellas obras no debieron despertar mucha simpatía por algunos paisanos de la localidad, que vieron en las idas y venidas de los trabajadores que dirigía José Bonilla, más que una reforma, un ultraje y una profanación a las tumbas de sus antepasados, pues suponían que iban a cegar la puerta principal que tradicionalmente daba acceso al templo.

Así las cosas, un buen día, apareció un pasquín colocado en la puerta de Santa María para que fuese visto por obreros y gente común. El escrito fue llevado de forma inmediata a las autoridades para que levantasen acta y se realizasen las pertinentes investigaciones. El texto en cuestión era una amenaza en toda regla y decía así:




Detalle de la gárgola con cabeza leonina que se encuentra situada bajo el tejado del campanario, a cuyos pies se abre la puerta principal en cuestión.

"EL MAESTRO QVE FVERE OSADO A TAPIAR LA PVERTA O HAZER TAVIQUE GVARDESE PVES AVN QVE MAS ANGELES DE GVARDA TENGA VENDRA A PERER [quiso decir "perecer", N.A.] A MANOS DE LOS MAS SANGRIENTOS LEONES PVES ASI PVEDEN CONTEMPLAR LOS ANIMOS DE LOS MAS NATVRALES DE ESTE PVEBLO, Y ASI AVNQVE TODO SE LO LLEVEN LOS DEMONIS ESPERINETARAN EL ESTRAGO MAYOR QVE SE HAIA VISTO, SE LES AVISA PARA QVE NO ALEGVEN INORANZIA"




El caso no llegaría a mayores, y según consta en las actas municipales el asunto fue sobreseído por falta de pruebas, digamos más bien por no encontrar a los autores.



Pero lo que sÍ se puede contemplar a día de hoy en Santa María son los "Sangrientos Leones" que amenazaban al Maestro Cordobés.



Si miramos hacia arriba, en lo alto del campanario de nuestra Iglesia, podemos ver la cara de un León en el voladizo del campanario. Una gárgola, sería más adecuado decir, la cual vigila la puerta de entrada de la iglesia así como a los devotos católicos tosirianos que penetran en este templo mariano por excelencia.


Luis Gómez López

¿QUIÉNES SOMOS NOSOTROS? LA ASOCIACIÓN CULTURAL CASSIA DE TORREDONJIMENO




Cuando uno es joven y acaba su carrera en la Universidad, tiene muchas ganas de empezar a trabajar. Sin embargo, no siempre es llegar y besar el santo. Y, si se quiere permanecer en el pueblo, con una carrera universitaria, hay que esperar la oportunidad idónea para formar parte de la población activa. Cada vez más, estudiar una carrera universitaria aboca a quien la hace a desarraigarse. Si quiere trabajar en lo suyo, haga las maletas y diga adiós al pueblo, ese pueblo en el que no todo el mundo tiene la posibilidad de trabajar. Mientras se ingresa en el mundo laboral, pueden hacerse muchas cosas si se tienen ideas y coraje para hacerlas, también fe. En lugar de desperdiciar la vida, viéndolas venir y quejándose con la salmodia de los ojalateros, uno puede luchar por sus sueños, haciendo realidad las ideas y proyectos que, mientras llega la hora de trabajar, sean algo más que un pasatiempo.
Eso nos ocurrió a muchos de nosotros. Tras regresar de nuestras Universidades (Granada, Jaén, Salamanca, Madrid...) nos veíamos en ocasiones, y siempre nos preguntábamos lo mismo: ¿hay oposiciones? No, no las hay... Y si las hay, no me hace ninguna gracia que me manden al Quinto Pino... Pues eso es como echarnos del pueblo... Y el pueblo es nuestro.
Sería el año 1997 cuando, paseando por el Bosque de Megatín, en el término municipal de Torredelcampo, un próspero pueblo muy próximo al nuestro, Arturo García Sanz, Cayetano García Sanz y Manuel Fernández Espinosa se hacían una pregunta, a la sombra de la frondosa arboleda: "¿Qué hacer?". Así fue como surgió la idea de constituir una asociación, para dar una respuesta a nuestras preguntas.
Poco después, reuniendo a unos y a otros se formó aquella muchachada de Torredonjimeno, recién salida de la Universidad, y con inquietudes culturales, constituyó una Asociación Cultural sin ánimo de lucro, su nombre era Cassia, su sede: Torredonjimeno.
En el verano de 1998, Manuel Fernández Espinosa y Luis Gómez López veían impreso su sueño: el primer número de la Revista ÓRDAGO de Torredonjimeno. Desde ese año hasta hoy, son ya muchos los números de esa revista. La publicación de una revista cultural no tendría que ser una rareza de la que extrañarse, pero el mérito está en haberla ido sacando a la luz sin costarle ni un euro al contribuyente, pues siempre nos hemos negado a las subvenciones oficiosas de las instituciones, por algo muy claro: creemos firmemente que un producto cultural válido -como puede ser una revista- no tiene que ser costeado deduciéndolo de los impuestos de la ciudadanía. Así es como hemos conseguido que cristalizara aquel sueño de un grupo de universitarios que, sin recursos económicos, con ingenio y coraje, también con fe, han hecho de aquella aventura quijotesca una institución: la única revista local y cultural de Torredonjimeno.
Y este es su blog, que queda inaugurado con esta primera entrada. Esperamos ser del agrado de los lectores. Gracias.